Patrocinado por docxpresso.com

Modelo de contrato
para desarrollo informático

Envía tu curriculum
y te avisamos cuando se descarga

Propuesta de desarrollo
para web coporativa

Portada > Artículo | 10-01-2006 - Ariel Guersenzvaig

El nuevo lenguaje de Power Point

Resumen: Las presentaciones en Power Point se asocian al lenguaje de burócratas y a los discursos de venta vacios. ¿Ha terminado pervirtiendo el medio el contenido del mensaje? Y como complemento una pequeña parodia de la película Bienvenido Mister Marshall en versión típica PPT

Valoración media: 3,03 | Votos: 6913 | Lecturas: 62069

El programa Microsoft Power Point es el elemento esencial de las presentaciones de directores de empresa, vendedores y conferenciantes varios. Su influencia no se limita a salas de reunión o juntas de accionistas; el mismísimo ex-secretario de estado norteamericano Collin Powell lo utilizó ante la ONU" para apoyar la invasión a Irak. Hace un par de meses la versión on-line del diario español ??El País? ofrecía un Power Point para ilustrar la cuestión de las vallas separadoras en Melilla. Power Point se ha vuelto un medio masivo y ubicuo.


Power
- Power Point de Colin Powell -

Aparecido en 1987 y originariamente sólo en versión Mac, Power Point suplantó a las transparencias con retroproyector y a las diapositivas. Gracias a sus decenas de plantillas e ilustraciones, eliminó la necesidad de contratar diseñadores para realizar material visual para presentaciones. El programa está instalado en 400 millones de ordenadores y según la Wikipedia, por día se crean 30 millones de presentaciones. Power Point dio voz e imagen a ejecutivos y gurús del management. Donde antes había conversaciones, ahora hay monólogos.

De la misma manera que el procesador del texto cambió los procesos mentales involucrados en la escritura y el copy/paste cambió la literatura para siempre, Power Point cambió los formatos del mundo empresarial. En ciertos ámbitos no se puede no utilizar Power Point, no utilizar Power Point afectaría la credibilidad de la información transmitida. Antes se hacían informes en formato DIN A4, ahora se hacen PPTŽs que se entregan por mail y se imprimen. El PPT no está reservado a la pantalla. He visto decenas de PPTŽs impresos y encuadernados para durar.

El arte de lo breve y simple domina el discurso, el párrafo está pasado de moda, cada frase debe empezar con una viñeta y cada frase debe ser un eslogan. Los nexos entre razonamientos desaparecen, el ritmo natural del pensamiento se acelera y sólo cuenta el botón de avanzar página.

No vale la pena entrar extensivamente en los problemas más evidentes de Power Point: los fondos, el uso obsceno de la tipografía, la variedad de fuentes, colores, los tamaños ilegibles, los contrastes, las imágenes sin sentido, el texto en movimiento, las transiciones, los efectos, el mal uso de sonidos...

En su panfleto contra Power Point, el gurú de la visualización de información Edward Tufte señala varios problemas más graves. Uno de ellos es la intrínseca baja resolución informativa: Power Point presenta datos mutilados que imposibilitan la comprensión. En una transparencia se pueden poner 40 palabras, lo cual equivale a 8 segundos de lectura. Además, está el uso casi obligatorio de las viñetas, que pueden no ser la técnica analítica más adecuada, el contexto de la información desaparece por culpa del corsé que significa la obligada jerarquía, esto resultar en conclusiones erróneas.

Para Tufte el peor problema son las infografías, las tablas y los gráficos. En los diarios, estos pueden contener hasta 120 elementos (véanse las páginas financieras) que permiten el análisis y facilitan la comprensión. Si se busca mantener cierta legibilidad, en Power Point se puede incluir cómo máximo diez o doce elementos.

Power Point reduce la comunicación de información a mera presentación de datos inconexos e incluso oculta información. Tufte atribuye indirectamente el accidente del trasbordador Columbia al uso de Power Point. Según Tufte, el accidente se hubiera podido evitar si Boeing hubiera utilizado tablas numéricas impresas en papel en lugar de Power Point para presentar los datos de seguridad del trasbordador. El célebre físico y Premio Nobel Richard Feynmann, miembro de la comisión que investigó el accidente escribió:

??Then we learned about bullets ?? little black circles in front of phrases that were supposed to summarize things. There was one after another of these little goddamn bullets in our briefing books and on the slides.?

¿Arte o bricolage?

Una vía diferente, para explorar las posibilidades artísticas de Power Point, es la elegida por el ex-Talking Head David Byrne. Byrne es el orgulloso autor de un Opus Magno en Power Point llamado ??Envisioning Emotional Epistemological Information? El título, sin duda hace referencia al gran libro de Tufte ??Envisioning Information?.

En defensa de Power Point

Don Norman el psicólogo del diseño y autor de ??The design of everyday things?, es más benévolo con Power Point. Norman sostiene que es bastante lógico que Power Point contenga poca información. Al fin y al cabo los seres humanos no podemos absorber mucha información de modo auditivo, por eso es un error ofrecer demasiados datos en una presentación oral. El objetivo de una charla debe ser presentar unos pocos puntos esenciales. El texto proyectado incluso ayuda a los asistentes a entender lo que están escuchando y les ayuda a prepararse para lo que van a oir.
Para Norman no tiene sentido comparar la densidad de Power Point con la de diarios y libros de texto, son medios diferentes, con otros objetivos y otras posibilidades. La culpa de las malas presentaciones no es de Power Point sino de los malos presentadores. Vale la pena aclarar que Norman no siempre utiliza Power Point para sus presentaciones.

Winston Churchill afirmó ??First we shape our structures, and afterwards they shape us.?, Marshall McLuhan, tal vez parafraseándolo dijo: ??We shape our tools and thereafter they shape us?. Power Point nos cambia.

Con Power Point ha nacido un nuevo lenguaje, construido por burócratas, que la mayoría de las veces se reduce a un mero discurso de venta. Tal vez Norman tiene razón y lo malo no es Power Point, sino las presentaciones aburridas. La clave sigue siendo, al igual que en el tiempo de Aristóteles: llegar al intelecto y transmitir emoción. Con o sin Power Point, las buenas presentaciones son aquellas donde se cuentan historias y se estimula la participación de la audiencia.

Una versión resumida de este artículo a través de una parodia de la película Bienvenido Mr. Marshall y en el típico estilo de Power Point que apareciero en el Nº1 de la revista Scope.

Descargar parodia de Bienvenido Mr. Marshall(1 Mb / PTT)

Puntúa este artículo 1 punto 2 puntos 3 puntos 4 puntos 5 puntos


Artículos más leidos en Alzado.org

Qué es un problema. Metodología para el diseño

Bájate estos documentos ejemplo de propuesta web

Philip Kotler: los 10 principios del Nuevo Marketing

Fuentes, tipos de letra y recursos tipográficos


© Alzado.org | Algunos derechos reservados. Licencia Creative Commons