Patrocinado por docxpresso.com
Portada > Artículo

Entrevista a Ricardo Galli sobre Menéame

14-11-2007 - Eduardo Manchón

Resumen: A corazón abierto Ricardo Galli cuenta los más intímos detalles de Menéame; cuanto ganan al mes en Adsense, su gasto en servidores, las ofertas de compra, su arquitectura interna, claves del éxito, problemas, Varsavsky...

Valoración media: 3,02 | Votos: 6695 | Lecturas: 59216

Casi nunca nadie había contado tanto sobre su propio proyecto. Un breve resumen inicial y la entrevista a continuación:

- Menéame corre sobre un solo servidor, a pesar de tener 65 millones de páginas vistas según Webalizer y puesto 1922 en Alexa.
- Menéame ingresa 4.000 dólares al mes en Adsense
- Los gastos actuales en servidores son 500 euros
- Ricardo Galli prefiere Adsense a otras propuestas publicitarias
- Cree que su éxito se debe a que el software fue desarrollado por ellos desde 0 y publicado como libre.
- Admitieron a Varsasky como inversor para cubrir costes y para sentirse más seguros (demandas, temas legales, etc.)
- Son sólo dos desarrolladores: Ricardo Galli y Benjamí Villoslada
- Inicialmente Varsasky tenía un 10% y ahora tiene un 33%
- Han recibido ofertas por la totalidad de Meneame por más de 6 millones de euros

Eduardo Manchón: ¿Cuanto dinero costó en su día poner en marcha a Menéame? ¿Cuáles son los costes actuales? ¿Han sido los costes un problema para Meneame?

Ricardo Galli: Los únicos gastos iniciales fueron los dominios y el alquiler de un servidor virtual (sobre Xen). El primer servidor nos costaba 40 dólares al mes, luego llegamos a ampliar hasta unos 80 dólares pero teníamos muchos problemas con el Xen, se colgaba con cargas altas. Así tuvimos que migrar a nuestro primer dedicado en ThePlanet. Nos costaba unos 150 dólares. Ahora estamos en Ferca desde hace casi un año.

Luego no gastamos nada más, salvo los gastos de notarios, abogados y asesoría cuando empezamos con la SL. La SL la creamos por dos motivos. En primer lugar por temas legales, sobre todo temas de la LOPD y la LSSI. Luego porque es la "menor" opción razonable para aceptar inversores externos. Como anécdota, el aporte de capital a la SL fueron los dominios, no pusimos dinero en efectivo.

Por los dos servidores en Ferca estamos pagando poco más de 500 euros con IVA incluido. Creo que el máximo de tráfico mensual de cada uno era de unos 2.5 Terabytes, pero seguro que estamos muy lejos de esos límites porque en casi todo es texto y además el servidor comprime el texto antes de enviarlo (si no estoy muy equivocado, cuando accedes por primera vez a la página principal te bajas en total sólo unos 30 KB, creo que es casi un Record 2.0 ;-)

Eduardo Manchón: En Menéame teneis Adsense, creo que es vuestro único modelo de negocio ¿Cubre gastos? ¿Permite tener beneficios?

Ricardo Galli: Actualmente ingresamos algo más de 4.000 dólares al mes por AdSense --y subiendo cada mes--, y unos pocos más por campañas en FeedBurner y otras que a veces contratan directamente.

Cubre gastos porque nos medimos mucho, sólo gastamos si lo podemos compensar.

Tuvimos muchas ofertas e incluso hicimos pruebas con otros sistemas publicitarios, pero siempre nos encontramos con que nos lleva mucho tiempo y nos piden poner anuncios más intrusivos de lo que consideramos razonable. Pero estamos en contacto con gente de publicidad para ver si ellos se pueden hacer cargo siempre y cuando al menos aseguren superar por bastante margen a los ingresos de AdSense y no sean más intrusivos.

Estamos convencidos que la publicidad dará muchísimo más que ahora. El AdSense y todas en general. Si en EEUU dicen que la parte de la tarta publicitaria es todavía pequeña respecto a otros medios, imagina aquí que estamos en órdenes de magnitud por debajo. De hecho si hubiese una proporción con sitios como Digg deberíamos estar facturando unos 4-5 millones de euros al año. Ahora recuerdo a ese blogger que había mostrado el talón de AdSense por un mes y eran casi 200.000 dólares, hace pocos días publicó una captura de pantalla de las estadísticas, y curiosamente las impresiones y "click ratio" eran muy similares a Menéame, sin embargo el eCPM y los totales mucho mayores, 25 veces más que nosotros. Eso sólo nos puede dar esperanzas :-) [*]

[*] Sí, nos damos cuenta de la diferencia temática de los sitios, uno es dedicado a ringtones y el nuestro demasiado generalista, aún así la diferencia es abismal.

Así que por ahora preferimos dedicar el tiempo a otras cosas y no molestar a los usuarios. Ya llegará el momento de mejorar considerablemente, por ahora no tenemos urgencia, nuestro "burning rate" es casi cero.

Eduardo Manchón: ¿Cuál es la infraestructura de Menéame en la actualidad?

Ricardo Galli: Ahora mismo todo se sirve desde un sólo servidor (un Dual Duo2). Tenemos otro servidor que lo usamos para réplica de base de datos, backups y aquellos procesos "off line" que requieren mucho CPU y disco. También está preparado para balancear la carga con el primero, o reemplazarlo inmediatamente, pero no lo llegamos a necesitarlo nunca.

Luego por supuesto lo que usamos en casa y la "conectividad total" que tenemos Benjamí y yo. Vamos a todos lados con portátiles y conexión 3G (con Vodafone), nos es imprescindible.

Eduardo Manchón: ¿Cuál ha sido el principal problema/s que habeis tenido en la vida del proyecto? ¿Cómo lo habeis resuelto?

Ricardo Galli: Cuando teníamos muchos problemas con el Xen y no podíamos encontrar qué era. Lo que ingresaba de AdSense alcanzaba justo para pagar un dedicado, tampoco sabíamos si el Menéame iba a crecer más o morir en poco tiempo. Parece una tontería, pero nos costó mucho "arriesgar" poco más de 100 euros al mes para empezar en "serio". Por eso digo que no somos "emprendedores", visto en perspectiva fue una auténtica tontería dudar tanto... incluso no haber comenzado con un dedicado desde el día 0.

Personalmente también lo pasé muy mal cuando nos acusaban de censurar o manipular votos, y aunque dediqué muchísimo tiempo a explicar parecía caer en saco roto. Ahora ya me acostumbré, pero sentía un estrés y sobre todo una soledad increíble, como si el mundo se estuviese viniendo abajo y nadie nos ayudara (aunque no era verdad). Visto en perspectiva, otra tontería que supongo les pasa a todos los que empiezan proyectos y se hacen más o menos populares.

También lo pasé bastante estresado con temas de bugs de seguridad del software, no soy experto en el tema y nunca había hecho un programa que haya sido usado por tanta gente, ni tan popular. Es estresante, por suerte al ser libre recibí bastantes "parches" para los problemas de seguridad, especialmente de Alex Concha, lo que evitó que hubiese habido problemas más graves. Ahora puedo decir casi con orgullo que desde hace bastantes meses es "rock solid" (seguramente alguien después de leer esto nos avisará de algún bug grave, no falla :-)

Eduardo Manchón:: ¿Podrías detallar los problemas de escalabilidad que habeis tenido?

Ricardo Galli: Respecto al tema de escalibilidad, un sistema como el Menéame o Digg es bastante especial. Su cuello de botella fundamental está en las consultas a la base de datos, y luego la compilación y ejecución de código. Si la base de datos está mal diseñada o no tiene los índices adecuados el sistema directamente no funcionará porque se sobrecargará y prácticamente petará en cuanto se haga una consulta "pesada".

Al principio en el Menéame no teníamos todas las consultas bien optimizadas. En nuestros ordenadores de casa funcionaban muy bien --la base de datos todavía era relativamente pequeña-- pero en cuanto estaban en Xen y con muchas consultas concurrentes generaban mucho entrada salida a disco y creación de muchos procesos de Apache. Eso hacía que nuestro servidor en Xen tuviese muchos problemas (demasiado tiempo de hilos del kernel bloqueados por E/S) llegando incluso a colgarse nuestro núcleo huesped. Luego vimos que había más gente teniendo problemas en situaciones de carga muy alta --dicen que ahora están solucionados--, así que decidimos pasarnos a un dedicado. Allí se acabaron todos los problemas de este tipo.

Respecto a la escalibilidad en general, mi "hobby" como programador es hacer código más eficiente --de allí el WP-Cache por ejemlo--, paso mucho tiempo analizando el código y las consultas. Quizás si no hubiese sido tan cuidadoso hubiésemos necesitado más de cinco servidores para soportar la carga actual.

El hecho que exigir que sea tan eficiente nos limita en gran medida qué nuevas funcionalidad agregar, incluso que no podamos usar capas de abstracción --como plantillas-- pero por otro lado nos quita los problemas de escalabilidad y sus costes y problemas relacionados (además de darme diversión :-).

Hay gente que opina que el tiempo de programador es mucho más caro que agregar servidores. Sin embargo no todo es tan lineal, escalar agregando servidores aumenta la complejidad del sistema, haciendo que la administración también sea más compleja y fundamentalmente agregando posibilidades de fallos o "latencias" que luego son más difíciles de solucionar.

Soy fanático del KISS (Keep It Simple Stupid), y creo que sí debería invertirse tiempo en tener una arquitectura y código muy eficiente y simple sobre todo para proyectos de "redes sociales". A la larga se ven los beneficios, sobre todo si estás empezando una empresa como la nuestra y tus recursos son muy limitados a la vez que necesitas crecer desesperadamente.

Eduardo Manchón: En su momento hubo varios proyectos similares a Menéame, pero pocos han triunfado. Incluso en Francia o Alemania no hay equivalentes de Menéame al mismo nivel de éxito. ¿Cuál piensas que ha sido la razón distintiva del éxito de Menéame? ¿Qué habeis hecho que no hayan hecho proyectos similares?

Ricardo Galli: Puf... difícil, no sé si lo sé. Pero intentaré destilar algo.

Creo que el hecho de que el software sea desarrollado por nosotros desde cero y publicado como libre es quizás lo más importante. Nos dio lo que se conoce como "principio de autoridad". También fue importante para contrarrestar acusaciones o conspiranoias habituales, es como decir: "allí está el código que hace todo, seguro tiene errores y no es justo, pero no son intencionales ni apuntando a nadie en particular". Más o menos como el algoritmo de PR de Google, comete grandes cagadas y a veces sus cambios perjudican económicamente a mucha gente, pero está muy bien eso de echarle al algoritmo, no te puede demandar ni responder en su blog :-)

Luego creo que influyó mucho que no nos lo tomamos demasiado en serio de cara al exterior --aunque sí lo tomamos muy en serio de puertas para adentro, como si nos fuese la vida en ello--, el nombre provocador, la mascota que parece un peluche, el estilo más blanco y con fuentes más grandes, intentar ser honestos y respetar el voto de los demás aunque no nos haya gustado nada, reconocer a veces públicamente los grandes errores... supongo que eso en conjunto de una personalidad bastante importante al proyecto.

También creo que ayudó bastante que Benjamí y yo somos bloggers desde hace tiempo y hemos participado en varias comunidades y listas de correos. Todavía cometemos errores, pero eso nos ayudó en que no volvamos a cometer una infinidad de errores graves que se cometen cuando interactúas con mucha gente y no tienes demasiado experiencia --por ejemplo de tomarte demasiado en serio a tí mismo o tu proyecto--.

Eduardo Manchón: Principio de autoridad... ¿no es algo demasiado abstracto? ¿no será que crear la tecnología desde 0 os dio un dominio y conocimientos absolutos sobre la tecnología usada imprescindibles para el éxito?.

Ricardo Galli: Lo que dices es parte de ese principio de autoridad. Si tú has desarrollado todo el software desde cero, funciona en la realidad, mucha gente lo usa, y además lo liberas como mínimo signfica que:

1. Dominas la tecnología,

2. sabes cómo adaptarla a esa "realidad",

3. está adaptada a sus usuarios,

4. y además no tienes problemas o vergüenza en mostrar y compartir el código.

Lo que te acabo de comentar es lo habitual en software libre, aunque los no iniciados no acaban de valorar su importancia y beneficios. Espero que si alguien toma como ejemplo el proyecto Menéame que también considere la importancia de que exista el software libre que lo ha permitido y de trabajar con la misma filosofía.

Eduardo Manchón: A pesar del éxito, no creo que te vayas a quedar parado ¿Cuál es el principal reto al que se enfrenta ahora mismo Meneame?

Ricardo Galli: Ahora mismo es "profesionalizarlo", fundamentalmente la parte publicitaria y luego a partir de eso montar un equipo que nos ayude y deje tiempo para otras cosas, o desarrolladores si es que se requieren.

Sobre funcionalidades... hemos superado la fase en que todo el mundo pedía muchos cambios o nuevas funcionalidades importantes --hemos hecho mucho caso---. Ahora es más tranquilo y aunque no dejo de programar cada día, son detalles o programas no visibles, como los que detectan automáticamente abusos.

Tenemos algunas ideas que iremos implementando de a poco, algunas pronto, otras a largo plazo: mensajes y notas privadas, consultas geográficas, un bot que detecte todas las noticias relacionadas o que hablen del mismo tema que las publicadas, personalización de categorías individuales, algún API más formal y con más funcionalidades, envío de avisos por SMS, mayor interacción con móviles, etc.

En general estamos obsesionados que todo lo que implementemos gire alrededor de la "noticia" y de enlazar y enviar visitas a sitios externos, no nos olvidamos que eso es el núcleo fundamental de toda la idea del Menéame.

Eduardo Manchón: ¿Cuál es tu papel y cuál el de Benjamí Villoslada en el día a día del proyecto? ¿Hay más personas involucradas?

Ricardo Galli: Benjamí además de ser el responsable de la imagen gráfica del Menéame, es una especie de "CEO" y director de finanzas. Yo soy muy desordenado, él se encarga de que la parte administrativa, contable, fiscal y burocrática funcione y esté al día. También se está encargando de hablar con publicistas y hasta con productoras de TV que están interesadas en hacer programas con el Menéame.

Yo me dedico más a la arquitectura, desarrollo, administración de sistemas y poner la cara para repartir y llevarme las tortas, pero también todos los méritos :-)

Luego ambos participamos mucho en la fisgona, comentarios y controlar continuamente que todo funcione y que no se desmadren las cosas --lleva mucho tiempo--.

Hay unas 20 personas voluntarias y "pro buono" que nos ayudan bastante con tareas de "admins", en el sentido que están allí para ayudar a gente con sus envíos, controlar que no se insulten en comentarios, detectar spammers, etc.

Esta semana sale el primer contrato a tiempo parcial para otra persona que nos ayudará en eso y con acceso al servidor --antes no lo podíamos hacer por temas de la LOPD-- donde hay una serie de programas para controlar abusos, como spam con usuarios clones, abusos de votos con diversas cuentas y reiniciando routers, etc. Tenemos previsto incorporar a dos personas más en la misma situación en un plazo muy breve, lo que pasa es que al ser la primera vez los trámites nos llevan tiempo.

Eduardo Manchón: Martin Varsavsky es inversor en Meneame ¿lo buscasteis o os buscó el? En tu post citas también otros inversores, amigos y familia ¿los teneis?

Ricardo Galli: Nos buscó él, no fue el único, pero nos ha tenido paciencia infinita. No sólo nos ofrecía dinero, sino confianza, asesoramiento y contactos relevantes para solucionar rápidamente problemas que de otra forma nos hubiese tomado mucho tiempo y esfuerzo.

Además no nos molesta para nada, pero siempre está dispuesto a echar una mano. Y cuando hablamos o intercambiamos ideas sabe de lo que habla y conoce muy bien los entresijos del entorno o "audiencia" del Menéame. Diría que no podíamos tener mejor socio. Dado el nivel de discusión que tuvimos antes por FON diría que fuimos doblemente afortunados. No sé si nos lo merecemos :-)

Eduardo Manchón: ¿Con qué objetivo queríais captar inversores? ¿cubrir costes? ¿asesoramiento u otro tipo de ayuda?

Ricardo Galli: Cubrir costes, tener un fondo, crear infraestructura, tener la seguridad que si nos demandan --por ejemplo como a la Frikipedia-- podremos acceder a los mejores abogados disponibles, y sobre todo una seguridad económica personal de que no estás desperdiciando el tiempo y perdiendo mucho dinero (antes hacíamos otros proyectos que sí nos dejaban bastante más dinero).

Eduardo Manchón: A alguien con un perfil técnico que tiene un proyecto o quiere crearlo ¿cuándo le dirías que es el momento en el que debe abrir la puerta a inversores?

Ricardo Galli: Ni idea, en nuestro caso creo que tuvimos mucha suerte de pura casualidad. Incluso la forma de hacerlo con Martín fue muy buena. Al principio sólo cedimos el 10%, eso nos permitió total independencia y sentir que el proyecto era todavía nuestro y personal.

Como se había portado bien y queríamos ser honestos le ofrecimos que podía llegar hasta el 33% --manteniendo el mismo precio-- pero cuando él quisiese y sólo si veía que el proyecto evolucionaba adecuadamente. Hizo efectiva su opción hace pocos meses, lo que nos dio más confianza.

Yo diría que lo de vender primero una parte pequeña para tener algo de dinero puede ser de gran ayuda sin que pierdas la pasión por algo "tuyo", tampoco habrás perdido mucho si has fallado en las estimaciones. Luego puedes vender una participación más grande cuando ya tienes más información y experiencia.

Ricardo Galli: ¿Habeis tenido ofertas de compra de la totalidad de Menéame?

Ricardo Galli: Varias, unas pocas por más de seis millones de euros.

Pero no nos decidimos por varias razones. Una es que Martín dice que vale o valdrá más de ese dinero. La otra fundamental para nosotros es que queremos seguir involucrados en el proyecto, que sea referencia por su independencia de intereses corporativos y además que nos divierta y no nos agobien "objetivos comerciales". Todo eso lo tenemos hoy ganando monedas, pero es más difícil lograrlo con alguien que ha invertido tantos millones en el proyecto.

A ver si algún día podemos juntar todo eso. Tampoco nos agobia, no estamos necesitados de dinero ni nuestro proyecto de vida es forrarnos de la noche a la mañana.

También estamos convencidos que los ingresos de publicidad pueden y subirán mucho, como así también la audiencia (en un año hemos triplicado, suponemos que para el año que viene al menos habremos crecido de un 50 a un 100%). Sí estas previsiones son ciertas en el "peor de los casos" podremos sostener el Menéame por nosotros mismos y obtener buenos beneficios.

Eduardo Manchón: Las empresas dicen que la universidad no prepara a los estudiantes lo suficiente para el mercado laboral. En tu caso como profesor de universidad y administrador de un proyecto del mundo real. ¿crees que están preparados para el mercado laboral al salir de la facultad? ¿Y para montar su propoio proyecto?

Ricardo Galli: Sí y no. Lo explico según cómo lo entiendo aunque suene muy provocador.

En primer lugar en temas "técnicos" o de temática que se dan en la universidad no estamos mal, es muy mejorable, pero razonable. En cuanto a capacidad técnica de los profesores, hay de todo, pero puedo asegurar que la mayoría de mis colegas son mejores profesores e investigadores que yo. A veces la "suerte" se echa no en la carrera sino en quién te ha tocado de profesor en asignaturas claves, por allí has tenido alguien genial en un tema que inspira tanto --por ejemplo transmitiendo aquello que todavía queda por hacer-- que te dan ganas de empezar un proyecto relacionado, o que le encuentras una salida tecnológica o comercial.

El problema viene por otro lado, los postgrados y el acceso a los investigadores y empresarios con mucha experiencia. Los temas que se dan ingenierías o licenciaturas no varían demasiado con las "del valle de California", aunque cambia quiénes son los profesores y el acceso y contacto con la "comunidad científica" que brinda la universidad. Por ejemplo Google o Yahoo surgió de alumnos de postgrado de Stanford, donde han tenido oportunidad de trabajar y recibir consejos de gurúes --en el caso de Page y Brin, de Hector García Molina, un prestigioso científico de computación distribuida--.

¿Qué les ofrece eso? Sobre todo mucho morro, ego y autoconfianza (¿suena mejor y más apropiado "self confidence"?). Y ese es el principal problema que veo en nuestras universidades, parece que estamos educando para ser "directores de proyectos" en el sentido de empleado de una gran empresa o en el mejor de los casos un funcionario.

No les estamos trasmitiendo la idea de que ellos pueden también desarrollar programas para que los usen muchas personas, que tienen los conocimientos técnicos fundamentales para aprender mucho más e intentar cosas nuevas. Ni siquiera le enseñamos la "culturilla básica" que considero debe tener un informático apasionado.

¿Cuántos ingenieros conocen Slashdot o Barrapunto? ¿cuántos han participado en proyectos de software libre? ¿quiénes han mirado el código que otros han desarrollado? ¿cuántos se han presentado en uno de los tantos concursos de programación? ¿cuántos leen los ensayos o artículos de Larry Wall (genio del Perl), Paul Graham (gurú de las start-ups), Joel Spolsky, Marc Andreessen (creador de Netscape) o Lawrence Lessig (creador de Creative Commons)? ¿cuántos además de hablar y exigir tanto Java desde el primer día leen el blog de Jonathan Schwartz (CEO de Sun)? ¿cuántos consultan o colaboran con la Wikipedia? ¿cuántos están deseosos de hacer programas que lo use "la gente" que no "las empresas"?

Te puedo asegurar que una minoría --también de profesores-- saben de lo que hablo en el párrafo anterior. Eso es una pena, pero creo que tiene mucho que ver con la motivación que sienten por la carrera que han elegido.

Lo digo siempre en plan provocador. Sí, si queremos cambiar la universidad habría que despedir al 50% de los profesores --yo entre ellos-- pero para ser coherentes también deberíamos echar también al 80% de los alumnos.

Al final el debate de fondo es si queremos universidades de elite como Stanford o MIT o universidades más "sociales". Yo apuesto indudablemente por la segunda opción, tiene sus ventajas sociales indiscutibles, pero también sus problemas asociados: escasez de [buenos] profesores, salarios más bajos, menos infraestructuras per capita, aulas masificadas, alumnos sin la motivación de los de la "elite", etc.

Si queremos mantener este modelo nos encontraremos con esos difíciles y complejos problemas, pero habría que evitar las simplificaciones demagógicas. En cambio estaría muy bien que atacásemos el problema fundamental y que no requiere de grandes presupuestos, ¿cómo hacemos para motivar primero a los alumnos y luego a los profesores?

Si minimizamos ese problema quizás lo otro que hace falta para formar emprendedores viene solo: mucho morro, autoconfianza y dejar de buscar la seguridad de ser empleado de una gran empresa, que con un título de ingeniero a los 24 años y viviendo con los padres no tienen absolutamente nada que perder si prueban algo distinto. Si hasta un triste profesor cuarentón de sistemas operativos asociado un amiguete programador "free lance" y programando en ese lenguaje tan cutre como el PHP le piden entrevistas ¿por qué no ellos que comienzan sabiendo infinitamente más que yo a su edad [*]? ;-)

[*] Lo digo muy en serio, no hay color entre la carrera que hacen mis alumnos con la que he hecho yo.

Ricardo Galli y Benjamí Villoslada de Menéame. Foto: David Arcos

--------------------------------------

Para finalizar solo agradecer a Ricardo Galli su tiempo, así como sus respuestas tan completas y sinceras.

Puntúa este artículo 1 punto 2 puntos 3 puntos 4 puntos 5 puntos

© Alzado.org | Algunos derechos reservados. Licencia Creative Commons